El sur de Haití quedo asilado tras el paso del huracán Mattew

Internacional Por
El país todavía no se recupera del devastador terremoto de 2010. En los Estados Unidos, residentes de Florida se preparan para la llegada del fenómeno
descarga

La única ruta que conecta la capital de Haití, Puerto Príncipe, con la península del sur del país quedó destruida tras el paso del huracán Matthew y toda la zona está aislada. La población, que aún no se recupera del devastador terremoto de 2010, sufre las lluvias torrenciales y el riesgo de inundaciones que pueden derivar en un nuevo desastre humanitario.

El huracán tocó tierra a las 7 de la mañana, hora local, con vientos superiores a 230 kilómetros por hora. Matthew dejó siete muertos y se trata de la peor tormenta tropical que llegó a Haití en décadas. Sin embargo, podría convertirse en una catástrofe debido a las condiciones extremas en las que sigue viviendo la población desde hace seis años, después del terremoto que tuvo más de 200 mil víctimas. UNICEF, por su parte, alertó sobre los casi 4 millones de chicos que pueden estar en situación de riesgo. 

El miedo también crece en los Estados Unidos, donde Matthew podría llegar en los próximos días después de pasar por Cuba, aunque podría cambiar su trayectoria hasta tocar las costas de Florida y luego seguir a lo largo de la costa este, desde Georgia y Carolina del Sur hasta el estado de Nueva York.

huracan1

* TRAYECTORIA. Así será el paso de Matthew por el Caribe.

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia, la movilización de 200 efectivos de la Guardia Nacional y llamando a la población a prepararse para lo peor. Incluso, de modo preventivo, el presidente estadounidense Barack Obama se vio obligado a cancelar dos etapas en la Florida para la campaña de Hillary Clinton.

Desde Cuba, el director del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología José Rubiera anunció que Matthew es "un gran huracán categoría 4 y en extremo peligroso". Al menos 300 mil cubanos están en albergues proporcionados por el Estado. Rubiera pidió a los ciudadanos "no bajar la guardia" incluso cuando crean que la tormenta pasó.