No hay nada mejor que casa

Central Norte volvió a Barrio Norte, y con una celebración previa estupenda, coronó la tarde con una goleada frente al conjunto tucumano. Alegría, fiesta y emoción hasta las lágrimas. El "Boby" Armella, ídolo de la institución.
14519829_10154609869777940_1606885268648325923_n
El paisaje de la hermosa tarde vivida en el Dr Luis Guemes - Fuente: La voz del cuervo

Una tarde para guardarla en la memoria, pera retratarla dentro de un cuadrito hermoso, una tarde de la que no se van a olvidar nunca los cuervos de barrio norte. Central Norte volvió a jugar en su cancha después de 15 años, y lo vivió con una fiesta increíble, con una previa alucinante, con la gente enloquecida de felicidad, y con la nostalgia de los años que pasaron sin poder pisar el Dr Luis Guemes. No queda duda de la grandeza de Central Norte, el equipo salteño de gran campaña, invicto, que además sueña con el regreso al Federal A. 

Toda Salta estuvo al pendiente de lo que pasaba en barrio norte. Central volvió a su cancha, volvió a abrirle la puerta a sus fieles seguidores y fue gracias al trabajo de los socios, quienes se pusieron el club al hombro y realizaron una tarea más que ejemplar, algo que demuestra que cuando realmente se quiere, se puede. Un ejemplo donde no fueron los protagonistas los directivos, ni las grandes incorporaciones. Los protagonistas del gran presenta del cuervo son sus socios que se quedaron horas y horas bajo el sol, pintando las tribunas, limpiando los alrededores, ultimando cada uno de los detalles que impedía su regreso a casa.

Y como para coronar la majestuosa tarea realizado por los hinchas del cuervo, los jugadores pusieron de su parte y le regalaron a su gente una alegría con la goleada a Brown de Tucumán, por cuatro tantos contra uno. Con un Ceballos encendidísimo, una perla Reyes ovacionada, y un Boby Armella que se convirtió en ídolo y cerro la tarde piantando lagrimones en toda la tribuna con su gol que seguramente va a ser recordado para toda la vida.

Central Norte volvió, señores. No hay nada mejor, no hay nada mejor que casa.