Según Unicef, se triplicó la cantidad de gente que busca comida en basurales

La mayoría de chicos abandonan la escuela para sumarse al trabajo informal o a mendigar como forma de aportar dinero al hogar.
1318020261_0

El estudio "Efectos de la situación económica en la niñez y la adolescencia" de Unicef busca dar cuenta de aquello que no reflejan las estadísticas. ¿Qué significa en el día a día el aumento de la inflación, del desempleo, de la retirada del Estado merced del ajuste que lleva adelante el gobierno de Cambiemos?

Según Unicef, el 42% de los niños, niñas y adolescentes del país vive en la actualidad bajo la línea de pobreza, son 5,5 millones, y un 8,6% de ellos vive en hogares que no llegan a cubrir la Canasta Básica de Alimentos por lo que se encuentran en la indigencia, la expresión más extrema de la pobreza.

Además casi la mitad de los niños, niñas y adolescentes de la Argentina (48%) sufre al menos una privación en sus derechos básicos y fundamentales.

Según relevó Unicef "se incrementó la cantidad de familias que van a buscar comida a los basureros municipales. Ellos saben el horario en el que va el camión a desechar los productos vencidos de los supermercados" al tiempo que, según advirtió la presidenta de una asociación de recicladores urbanos, mientras "el año pasado eran 50 familias las que venían al manto (basural) a buscar comida, ahora hay cerca de 150".

El efecto negativo en la salud, advierte el informe es inmediato. Según indicó Unicef en el último año aumentaron las enfermedades transmitidas por los alimentos, principalmente la gastroenteritis y diarreas "posiblemente asociadas a las prácticas de búsqueda y recolección de desperdicios en basurales".

Fuente: Medios nacionales

Boletín de noticias